VOCES Y RITMOS DEL CARIBE

Un homenaje sencillo a través de la maravilla de Internet a los grandes hacedores de la buena música del caribe...Espíritu, esencia y abolengo musical de nuestros pueblos.

PUBLICIDAD

lunes, 14 de marzo de 2016

Manny Oquendo: Peso en los Timbales

¡A papá y a la madre que nos parió…!! Así saludaba el coro del Grupo Folclórico y Experimental Nuevayorkino este guaguancó interpretado por Genaro “Geni” Álvarez en el primer lustro de los años 70´s. Esta pieza contiene uno de los solos de timbales más recordados de la historia de la Salsa, es Manny Oquendo, nacido en Nueva York en el año 1931.
José Manuel Oquendo comenzó sus estudios de percusión a los 14 años y como todo genio de la ejecución hizo pasantías con importantes orquestas de la época;  trabajó con las bandas de Luis del Campo, Jose Budet, Juanito Sanabria, Marcelino Guerra y Pupi Campos antes de unirse en 1950 a la banda de Tito Puente como bongosero. Estuvo cuatro años con el Rey del Timbal y, luego de tocar con Tito Rodríguez y Vicentico Valdés, trabajó seis años como músico de sesión, grabando para las mejores bandas de New York.
A Oquendo se le recuerda en sus ejecuciones con el afamado Grupo o Conjunto Libre de Nueva York, donde ejecutó a la vez que dirigió junto con Jerry González una de las bandas más solventes del ambiente, era bongosero a la vez que timbalero en la banda. Una vez iniciado un montuno Oquendo tomaba el timbal y llevando la campana cual si fuera un metrónomo, mantenía el impecable ritmo de Libre, fuera en tiempo de guaguancó, son o charangueando.

LIBRE: APÉNDICE DEL FOLCLÓRICO
Libre cultivó el género tradicional como una especie de apéndice de lo que venían haciendo desde 1974 los muchachos del Folclórico, Geni Álvarez, Andy y Jerry González, Barry Rodgers, Virgilio Martí, Milton Cardona, entre tantos otros que se plantaron ante el monopolio de Fania Récords y crearon dos de los álbumes más importantes en la historia del boom de la Salsa: Conceptos en Unidad y Lo dice Todo, publicados entre 1974 y 1976.
Esa sonoridad del Folclórico se trasladó al Libre, pero con una conformación musical más reducida y con mucha potencia de trombones y flauta que le dieron al Conjunto Libre un estilo muy parecido a la Perfecta de Eddie Palmieri allá a principios de los años 60´s, cuando precisamente Oquendo participaba en las grabaciones y era prácticamente el mentor del maestro Palmieri, al cual le sugería parte del repertorio y el estilo con el cual debían grabar cada una de las piezas de los primarios discos de la Perfecta.
Durante los años 50 y 60, Oquendo compartió tarima en Nueva York con figuras de la talla de Tito Puente y Johnny Pacheco. En 1954 se unió a la orquesta de Tito Rodríguez. Su prestigio dentro de la escena de la música tropical en la Gran Manzana, lo llevó a trasladarse a Cuba en 1956 para realizar grabaciones discográficas y presentaciones artísticas.


LARGA ESTADÍA EN MUCHAS BANDAS
De vuelta a Nueva York se integró a la orquesta de Vicentico Valdés. Para los años 60 formó parte de la orquesta de Eddie Palmieri. En 1974 inicia su carrera al frente de su Conjunto Libre, logrando importantes éxitos como Little Sunflower, Goza la vida y viejos temas cubanos como Qué humanidad y Llora Timbero el clásico guaguancó de Arsenio Rodríguez; los álbumes de Libre en esta época dejan trabajos de suma calidad interpretativa y ejecutoria con músicos y soneros que en poco tiempo se convertirían en referentes de importantes orquestas como Óscar Hernández (piano), Dave Valentin (flauta), Jimmy Bosh (trombón) y los soneros Hermán Olivera, Frankie Vásquez, Tony Pupy Torres, entre muchos más.
Pero el trabajo de Oquendo es tan variado en el tiempo que se mantuvo activo bien entrado el siglo 21, sus participaciones van desde orquestas como la de Noro Morales, pasando por  Chico O´Farril, Mon Rivera, Tito Rodríguez, sin olvidar las faenas con Joe Cuba, Vicentico y Miguelito Valdés, Charlie y Eddie Palmieri, Tito Puente, Israel “Cachao” López y hasta Quincy Jones.
El gran aporte de Manny Oquendo (en muy pocas ocasiones reconocido) es a razones ciertas el haber sabido fusionar junto a estos músicos del Grupo Libre, las sonoridades tradicionales de los viejos ritmos cubanos con el apoyo armónico del jazz y la clara influencia que brindó la plataforma del Grupo Folclórico y Experimental.

Manny Oquendo de despidió de las pailas, al menos en plano terrenal, en marzo del año 2009, el vacío de la fuerza de ejecución de este músico en los timbales y en el bongó, la personalidad y protagonismo que le dio a ambos instrumentos, sin la estridencia y la teatralidad de otros ejecutantes, hacen de Oquendo a razón de gustos, el timbalero con más peso en la historia de la Salsa.

Texto: Héctor Henríquez
@hhenriquez71

No hay comentarios: