VOCES Y RITMOS DEL CARIBE

Un homenaje sencillo a través de la maravilla de Internet a los grandes hacedores de la buena música del caribe...Espíritu, esencia y abolengo musical de nuestros pueblos.

jueves, 13 de septiembre de 2018

Yomo Toro: el cuatro de la Salsa


Una curiosidad que no debe dejarse de contar es la que refirió en una ocasión Willie Colón, al recordar la forma como quedó por vez primera impactado por la manera de tocar el cuatro puertorriqueño, de aquella leyenda del instrumento que ejecutaba en un local de mala muerte, ubicado en una de las tantas calles del Nueva York de los años sesenta. Cuenta Colón que logró entrar furtivamente siendo un menor de edad al local, solo para ver la ejecución de Yomo, pero el vigilante no le creyó y sacó a patadas al muchacho creyendo que éste solo quería ver a las sensuales bailarinas. No tardó mucho Willie en llevarlo a su banda, para iniciar así uno de los períodos más gloriosos de la industria de la salsa.

El Asalto Navideño de Yomo, Willie y Héctor.
Para el simpar talento precoz del nuevayorkino de ascendencia puertorriqueña Willie Colón, (recordemos que los primeros contratos de Willie con Fania los tuvo que firmar su madre) unir a su algo desafinada banda de trombones al cuatrista peso pesado, era una fortuna pero a la vez un reto; solo el dinero que manejaba el consorcio Fania hizo posible la hazaña, unir a la banda de Willie a Toro y al jibarito Héctor Lavoe, para las fechas otro muchacho, que colocaba muy bien la música auténtica de Borinquen; solo faltaba eso, el sonido típico para suavizar lo agrio de los trombones del grupo. Para Jerry Masucci fue una jugada más: el emblema del cuatro puertorriqueño de esa generación de ejecutores ya pertenecía a la banda y a las Estrellas de Fania también.

El cuatro: Sonoridad típica de Borinquen

Víctor Guillermo Toro Vega Ramos Rodríguez Acosta, aparentemente no tenía problemas con su familia porque con este nombre prácticamente los incluía a todos allí. Nació un 26 de julio de 1933, trabajó desde muy joven en el ingenio azucarero puertorriqueño, pero la vena de la música lo indujo a adquirir su primer cuatro y a iniciarse en una carrera que aunque al principio algo discreta, lo llevó de la Isla a la Gran Manzana, donde personajes como Larry Harlow, Jhonnie Pacheco y el propio Willie Colón influyen directamente en su éxito. Precisamente el Judío Maravilloso incluye a Yomo en el afamado álbum Tributo a Arsenio Rodríguez de 1971, donde la idea era emular el sonido del tres del Cieguito también Maravilloso recientemente fallecido, pero Yomo no llegó con un tres cubano al estudio sino con un cuatro puertorriqueño, lo demás es historia musical.

Yomo Toro grabó con Harlow en 1971.
También en el año 71 pero no con Harlow sino con Willie Colón, Víctor Guillermo Toro graba uno de los álbumes más importantes de Fania Récords, Asalto Navideño y allí en particular una pieza que no necesariamente tenía que ser música navideña como el resto del álbum, logra convertirse a través de la sonoridad de estos chamaquitos a excepción de él, en el ícono de la salsa del momento; La Murga muestra un solo de cuatro que pasó a la posteridad. Para la época, Yomo casi duplicaba en edad a Willie, el líder de la banda. El Asalto se repitió en un segundo volumen y cada vez que la salsa debía sonar a folclor, a pueblo y a fiesta, allí estaba Yomo Toro.

Yomo influyó totalmente en el sonido de la Salsa

Corría 1953 cuando llegó a Nueva York y a los pocos meses se unió a la música de Florencio Morales Ramos, Ramito, trabajaron la onda típica y folclórica de Puerto Rico y de esta forma se dio a conocer aún más, ésta vez en la meca de la industria musical; pero más allá del conocimiento que tenían y del tiempo que llevaban trabajando junto al Conjunto Jíbaro, le dieron a entender a muchos directores de banda con la insipiente sonoridad de la futura música que se llamaría Salsa, que había que incorporar el sonido de la Isla de Borinquen al comercial sonido de lo que Fania y compañía venían explotando.

Rubén Blades y Yomo Toro.
No se concibe un concierto de Fania All Stars a partir de 1971 sin el punteo del cuatro de Yomo Toro, ese instrumento de cinco pares de cuerdas que paradójicamente se llama cuatro pero que con el tiempo se le agregó un si grave,  destacó de forma única en cada grabación de estudio o en vivo de los caballos encabezados por Pacheco. Es difícil concebir en nuestras mentes hoy en día piezas como Encántigo (Fania All Stars), Guaracha (Willie Colón), Según el Color (Rubén y Willie), Son desangrado (Soledad Bravo), Mi sueño (Willie Colón), Saca tu mujer (versión Fania All Stars en vivo), Pasé la noche fumando (Héctor y Willie) y muchísimas más como La Murga, que eternizan el catálogo de la Salsa, es quizás imposible imaginárselas repito, sin el rápido punteo de Yomo Toro.

Un fallo renal, el 30 de junio de 2012, acabó con la vitalidad de este hombre de 78 años que nunca dejó de hacer música, que se enamoró de su instrumento regando de técnica, folclor, sencillez y alegría al Caribe y su música: Yomo Toro, el cuatro de Puerto Rico…el cuatro de la Salsa.

Texto: Héctor Henríquez @hhenriquez71

No hay comentarios: